Errores frecuentes en la redacción de contenidos web

La creación de contenidos para la web requiere seguir no solo las reglas gramaticales y sintácticas que rp_redactarweb-300x200.jpgrigen la escritura, sino un conjunto de técnicas redaccionales específicas que inviten al lector a quedarse con nosotros y, en última instancia, captar un lead o cerrar una venta. Para conseguir estos objetivos será recomendable escribir de manera estructurada en un tono informativo y honesto, que evita el habitual lenguaje publicitario. Además,a la hora de redactar nuestros textos persuasivos tenemos que tener sumo cuidado de evitar los errores que sabotean irremisiblemente nuestro contenido haciéndonos perder al lector. Estos errores son los que enumeramos a continuación:

 

1. Usar afirmaciones exageradas, vacías y poco específicas. Si escribimos algo como ‘cientos de negocios usan nuestros servicios SEO‘ sonará claramente como la típica exageración del lenguaje publicitario. Apuntando hacia algo más específico como ‘520 empresas usan nuestros servicios SEO’ ganaremos en credibilidad al aportar un dato concreto.

 

2. No usar la forma imperativa. Las oraciones imperativas simples y directas demuestran autoridad por nuestra parte y llaman a la acción. No te limites a pedir (‘Si te interesan nuestros servicios, puedes solicitar más información en…’); en su lugar, sé contundente (‘Solicita más información ahora’).

 

3. No indicar los beneficios. ¿Por qué debería leerte la gente? ¿Por qué deberían suscribirse a tu boletín electrónico? ¿Por qué deberían seguirte en las redes sociales? ¿Por qué deberían comprar tus productos? Poniendo en claro los beneficios reales que tus lectores/clientes obtendrán les estarás proporcionando razones de peso para que realicen las mencionadas acciones. Por ejemplo: ‘Aprende a ganar dinero desde tu casa con nuestros consejos’ es una frase mucho más efectiva que ‘Suscríbete gratuitamente a nuestro boletín’.

 

4. No adelantarse a las objeciones de los usuarios. Por lo general, los clientes plantean todo tipo de -lógicas- objeciones antes de tomar su decisión de compra. La obligación del contenido vendedor es adelantarse a dichas trabas ofreciendo respuestas claras a sus preguntas y dudas. ¿Por qué debería comprar tu producto y no otro? ¿Por qué debería decantarse por tu servicio si es más caro que los demás? ¿Cómo puede ayudar tu producto al cliente? La obligación del todo texto vendedor es apartar todas las objeciones de la mente del lector.

 

5. Usar signos de exclamación. Uno de los errores clásicos de principiantes y un contraproducente intento de llamar la atención de manera artificial. Si quieres que tus textos y contenidos parezcan realmente profesionales elimina sin paliativos todos los signos de exclamación.

 

6. Usar un exceso de adjetivo. Rellenar un texto con un motón de adjetivos es algo propio de quien no tiene nada que decir, por ejemplo: ‘Este clásico, elegante y relajado traje es perfecto tanto para el moderno hombre de negocios como para el hombre casual’ funciona peor que ‘El corte clásico de este traje se adapta a todos los estilos’. Recuerda que tu objetivo no es engordar artificialmente un texto con cuantas más palabras mejor, sino de transmitir tu mensaje de forma simple, directa y concisa. El uso ocasional de los adjetivos que apelan a las emociones es una buena técnica, pero por el contrario, recurrir a los adjetivos con demasiada frecuencia aleja tus textos de la honestidad que has de transmitir. Sin embargo, si los adjetivos describen objetivamente características técnicas concretas de tu producto, no dudes en usarlos.

 

7. No mostrar fotografías y vídeos de tus productos. Las palabras venden, pero las imágenes y los vídeos convencen. El apoyo audiovisual funciona de manera sinérgica con los textos vendedores.

 

8. Usar superlativos. El uso de los superlativos es propio de los redactores más perezosos y poco inspirados. Mejor que ‘somos una empresa veteranísima’ es ‘Nuestra empresa da servicio desde hace 30 años’.

 

9. Usar testimonios falsos. Tus clientes no son tontos. Las recomendaciones falsas en forma de testimonios cantan a la legua y destruirán tu credibilidad inmediatamente.

 

10. Reconocer fallos y defectos. A la hora de convencer con tu contenido, tu marca es sencillamente perfecta, la mejor opción disponible.

 

Evitando estos errores comunes despojarás tu contenido de lenguaje publicitario y conseguirás que tus textos rezumen honestidad.

 

 

 

 

Errores frecuentes en la redacción de contenidos web
5 (100%) 1 vote
Comparte conocimiento
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

veinte − 5 =

Loading...